martes, 14 de septiembre de 2010

TREN MEDIEVAL CON DESTINO A... SIGÜENZA

Este fin de semana ha sido muy especial. He realizado una de las visitas culturales que tenía pendiente desde hace tiempo y me ha satisfecho plenamente.

Todo comenzó a las 10 de la mañana del día 11 de septiembre con la salida del TREN MEDIEVAL desde Madrid-Chamartín hacia Sigüenza. Este tren sale los sábados en los meses de la primavera hasta el otoño.
En el asiento encontramos un folleto informativo de la Ciudad y una botella de agua. Durante el trayecto el grupo de teatro Tarambana de Carabanchel nos amenizó con historias medievales y música apropiada y degustamos unas pastas elaboradas por las monjas clarisas.

A la llegada, nos distribuyeron en grupos; el guía turístico hizo una breve introducción histórica del lugar:

Sigüenza fue conocida tras la llegada de los celtiberos; son, sin embargo, los romanos los que a su paso de Zaragoza a Mérida se asientan aquí. Los visigodos, en el s. V levantan una ciudad sobre las ruinas romanas. En el año 712 los musulmanes la habitan hasta el siglo XII. El 22 de Enero de 1124 D.Bernardo de Agen, obispo cisterciense, conquista la ciudad y comienza la construción de la catedral y el castillo. Esta ciudad ha sido siempre sede episcopal.

Comenzando el recorrido de la ciudad, atravesamos el rio Henares, que nace en el término municipal de Horna, localidad situada a pocos kilómetros de Sigüenza, en las parameras de Sierra Ministra; está rodeado de otros dos: por la izquierda el río Salado y por la derecha el río Dulce.


Llegamos a la zona más moderna: El gran Parque de la Alameda, con árboles, kioscos, fuentes, etc. Es el lugar de reunión de jóvenes y adultos.

Continuamos subiendo hacia la plaza de las 8 esquinas; los edificios son todos iguales y con dos alturas; eran las casas destinadas en la época medieval al gremio de albañiles, vidrieros, canteros, etc obreros que se dedicaron a la construcción de la Catedral y del Castillo.



Seguimos camino hacia la Catedral, donde contemplamos la parte exterior de la fachada principal con sus tres puertas. Después llegamos a la Plaza Mayor, obra del Cardenal Mendoza, con sus arcos, sus tenderetes, sus puertas y el edificio del Ayuntamiento.

Subiendo por la calle Mayor nos acercamos a la Iglesia de Santiago, del s. XII, románica, muy dañada por la guerra civil y cerrada por restauración; contemplamos también las tiendas y los restaurantes. A la Izquierda está la Puerta del Sol, por la que salían de la muralla y por donde sacaban las viandas y vestidos a los enfermos de la peste.

Después de otro tramo de subida llegamos al impresionante Castillo, restaurado y hoy Parador Nacional. En él estuvo durante dos años Dña Blanca de Borbón y su séquito hasta su destierro, tras ser repudiada, dos días después de su boda, por su esposo Don Pedro I de Castilla (el Cruel) .

A la bajada del castillo visitamos la Iglesia de San Vicente, también románica y la Casa del Doncel de estilo gótico con elementos mudéjares en el interior. Fue la casa donde nació D. Martín Vázquez de Arce, que murió a los 25 años, combatiendo en Granada. Está rehabilitada por la Universidad de Alcalá de Henares y alberga el Archivo Histórico Municipal; contiene una bonita colección de vihuelas y guitarras.

Otra de las plazas restauradas es la de la Cárcel, que fue creada en el s. XV por el Obispo Carvajal, para instalar el mercado semanal, anterirmente situado en el entorno de la Puerta de Hierro (por donde pasaban los comerciantes para pagar los impuestos); hoy alberga, en un edificio restaurado, el Conservatorio de Música.


A las 13,30, en el patio del Ayuntamiento, los actores nos amenizaron con una obra muy simpática y alusiva al rescate y boda de una dama en la corte de la época medieval.

Al mediodía tiempo libre para comer y degustar los platos típicos de la zona.

Por la tarde la visita a la Catedral resultó de lo más interesante e instuctiva: El guía nos llevó por las capillas y salas más destacadas. (El Altar Mayor y una gran parte de la catedral está en restauración).
Su construcción comenzó durante el siglo XII, poco después de la reconquista de la ciudad, por el obispo Agén a los árabes, aunque fueron los obispos que le siguieron los que más impulsaron su construcción. Las obras finalizaron en el siglo XVIII.
En la parte exterior se visualiza la fachada princial, con sus tres puertas : la central y las laterales, la derecha de la Epístola y la izquierda del Evangelio; en dicha fachada, se contemplan los distintos estilos arquitectónicos: románico, gótico y balaustrada mudéjar. Un gran rosetón con 12 radios y las dos torres gemelas . Desde la Plaza se puede ver todo el conjunto y también las huellas que dejaron los disparos en la guerra civil.



El templo se compone de una planta de cruz latina de tres naves, destaca:
-En el lado norte de la Girola la Sacristía Mayor o "de las Cabezas", uno de los monumentos más
importantes de la Catedral, realizada en el siglo XVI por Alonso de Covarrubias. A ella se accede a través de una puerta de madera decorada con las tallas de catorce santas mártires, obra del seguntino Martín de Vandoma.
El resto de la puerta es de estilo plateresco, considerada como una obra de gran valor artístico.
La sacristía es única en España, su originalidad reside en un interior cubierto con bóveda de medio cañón profusamente decorada con más de trescientas cabezas de personajes , alternando con florones y querubines. Son los retratos en piedra de diversos personajes que configuran una imagen plástica de la sociedad seguntina de su tiempo. La sacristía se terminó en 1561, después de más de veinticinco años de construcción.

- La capilla de Santa Catalina, donde reposan los restos del Doncel, caballero de la Orden de Santiago, una estatua de alabastro en posición semiyacente y actitud de lector; también están las estatuas de sus padres, D.Fernando y Dña Catalina y del hermano del Doncel, D. Fernando, primer obispo de la familia.
- La capilla de la Anunciación alberga una talla de la Inmaculada. Fue mandada construir en 1515 por un canónigo D. Fernando de Montemayor, para celebrar él la misa; es de estilo plateresco y mudéjar.
- Altar y retablo de Santa Librada, de estilo plateresco. Está adornada con personajes mitológicos.
- En el transcoro está un retablo barroco con 6 columnas salomónicas de mármol verde y 4 rosáceas con una talla románica del siglo XII, de Santa María de la Mayor, patrona de la villa.

Con la visita a las Clarisas para contemplar la necrópolis, la Iglesia de Nuestra Señora de los Huertos y la compra de unas ricas pastas de anís o miel, volvimos a la estación donde nos obsequiaron con otra botella de agua, unos caramelos y una bonita revista de información.

En el tren rifaron 3 botas de vino y un fin de semana en el Parador de Turismo de la Villa, pero no me tocó nada.
Lo que sí me tocó fue disfrutar de un bonito, cultural y agradable día, que pienso repetir en cuanto tenga ocasión.


19 comentarios:

  1. Totalmente interesante, me alegra que lo disfrutes... Gracias por compartirlo,. No conocía sobre este viaje..



    Un placer pasar por tu espacio..


    Un abrazo
    Saludos fraternos..

    ResponderEliminar
  2. Siempre es un lujo pasar por aquí y aprender de tus tan interesantes recorridos que tan amablemente compartes con nosotros. Una clase de cultural magistral.
    Un abrazo Candi y gracias.

    ResponderEliminar
  3. Je me suis beaucoup amusée à rechercher sur youtube les vidéos correspondantes à ce train que je ne connaissais pas. Beau parcours plein de gaieté!
    http://www.youtube.com/watch?v=GdeaQjJd71M&NR=1
    Merci pour ce bon moment un peu partagé avec vous.

    ResponderEliminar
  4. Un recorrido muy interesante ,por lo que explicas lo disfrutaste mucho
    Gracias por compartir tus biajes
    saludos

    ResponderEliminar
  5. Me alegra un montón leer el día tan bonito que pasaste, lo has disfrutado a tope.
    Tus explicaciones, como siempre, una carga de cultura y conocimiento, da gusto recorrer contigo los lugares, aunque sea virtualmente.

    Además de contenta por haber cumplido un deseo llegarías muerta ¡ay qué marcha! si hago el recorrido yo me tienes que llevar al final en un carrillo, jejeje.

    Besos y besos amiga.

    ResponderEliminar
  6. Qué fantástica excursión, Candi. Te llamaré un ratito para que me cuentes en vivo tus impresiones.
    Envidia nos das con tus viajecitos. Y qué bien cómo los cuentas. Si es que dan ganas de salir corriendo y hacer lo msimo.
    Vete preparando el próximo. Te nombraremos nuestra guia turística preferida.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Hermoso viaje has hecho a esa bella ciudad. Tus comentarios enganchan, porque relucen los detalles más interesantes y significativos de esa admirable ciudad, con todo el realce de su espectacular conjunto de monumentos, arte, callejas y demás elementos culturales.
    Las fotos muy expresivas.

    Un beso,

    Luis.

    ResponderEliminar
  8. Desde luego, Candi, el mejor premio fue hacer ese viaje... No habremos viajado a Sigüenza, pero cada vez que nos traes una entrada de tus viajes viajamos con tus palabras, enriquecedoras como siempre...Eres, como te han dicho, una guía auténtica.

    Me encantó el proyecto ese del tren medieval por dos razones: una de ellas porque me encanta viajar en tren, para mí es más cómodo; y la otra, que me encantan los lugares medievales...me siguen embobando a pesar de estar acostumbrada a ver rosetones y arcos de medio punto.

    Un beso y gracias por compartir este viaje, me lo apunto.

    P.D.: Muy famosa esa agua de Sigüenza, ¡quién no ha bebido de ella!

    ResponderEliminar
  9. Siempre son interesantes tus post, muy bonito
    el viaje, un placer pasar por tu bonito blog.
    que tengas una feliz semana.

    ResponderEliminar
  10. un viaje muy interesante, partiendo de la idea de montar en tren medieval, que a estas alturas es casi una idea romántica, el paseo por Siguenza es muy significativo, que tomaremos en cuenta en nuestra lista de sitios favoritos.

    un post muy bonito, Candi

    ResponderEliminar
  11. Una vez más nos haces partícipes de tus viajes culturales. Con todo lujo de detalles fotográficos, textos bien documentados, tus impresiones...nada que nos pones los dientes largos, y nos dejas con muchas ganas de conocer el lugar. Es una delicia entrar en blog.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Estoy mosca. Ayer te dejé un largo comentario intercambiando experiencias y no lo veo. Y como blogger me la ha jugado mucho estos días igual se ha borrado. Te conttaba que estaba genialmente documentado tu entrada. Que conozco Sigüenza y por eso me ha gustado aún más. Y que el año pasado hice el del tren que va a Alcala de Henares. Lo siento pero me agobia esto de Google.
    Besos
    Un beso Candi

    ResponderEliminar
  13. "La temporada de otoño del Tren Medieval tuvo de nuevo un comienzo excelente el pasado sábado, día 11 de septiembre. El primer viaje volvía a llegar con un nivel de ocupación del 90% de las plazas disponibles".
    Esta es la información, que salió esta mañana en la prensa, sobre el tren.

    Adolfo: Una alegría compartir contigo estos comentarios, pero especialmente la felicidad de tu bonito acontecimiento familiar.
    Un beso.

    Belkis: Me alegro que disfrutes con mis viajes. Sabes que me gustan mucho y realizo los que están a mi alcance, de manera especial los culturales.
    Besos.

    Eléonore: Siempre ahí y con ese cariño que me manifiesta.
    Este viaje lo tenía en mi mente y en cuanto he podido lo he realizado.
    Je vous embrasse.

    MIESFE-64: Un viaje cortito, de un día, pero bien aprovechado. Gracias por venir.

    Lucía: Pues la subida hasta el castillo fue un poco cansada, pero como hacíamos parada para ver las bellezas del recorrido no fue agotador.
    Está bien programado y se disfruta de verdad.
    Besos y besos

    Esmeralda: Si estuviéramos más cerquita seguro que realizaríamos alguno que otro de éstos, pero ya vendrán otros tiempos y a lo mejor se puede.
    Sabes que me gustan los culturales y los de la naturaleza, pero me hipnotizan "las piedras".
    Besos

    ResponderEliminar
  14. Luis: Gracias por tu comentario, que viniendo de tí es un lujo.
    La ciudad es toda ella un monumento y hay tantos rincones bellos que enganchan.
    Prometo que volveré y relataré lo que me quedó por ver como el Museo Diocesano, algunas iglesias, el Parador por dentro, etc.
    Besos.

    Verbo: Viajar en tren es muy cómodo. Si además te amenizan el viaje, es una gozada y no cansa.
    Los arcos de medio punto, los rosetones, las torres, todo lo que tiene la Catedral es maravilloso. Es una lástima que sus piedras sean muy porosas y tengan que restaurarlas de vez en cuando.
    Un beso.

    Ricardo: Si se tiene interés se consiguen viajes interesantes y poco costosos. A veces nos falta tiempo.
    Gracias y un beso.

    Filo: Te animo a hacer un viaje a Sigüenza. Los que lo realizan en coche también lo disfrutan, porque les brindan la oportunidad de guías para todo.
    Un beso grande.

    Jesús: Dentro de poco tiempo tendrás oportunidad de ver más cosas. Me brindo como acompañante a este u otro sitio.
    Un besazo.

    Katy: Siento que la técnica te haya jugado una mala pasada; a veces, sin motivo no nos obedece.
    El viaje a Alcalá también lo tengo en reserva, creo que merece la pena.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
  15. Maravilloso recorrido el que hiciste.

    Buen fin de semana.

    Un beso

    noche

    ResponderEliminar
  16. Así da gusto viajar,parece que una fuera sentada en ese tren.
    besos
    Nela

    ResponderEliminar
  17. Nocheinfinita: Gracias por tu comentario.
    Es un viaje bonito y lleno de historia y cultura.
    Un beso.

    Nela: Muchas gracias por visitar mi blog. El tren por sí mismo ya es una aventura. Este viaje merece la pena.
    Besos

    ResponderEliminar
  18. Hola mamá:

    Muy hermoso tu viaje en el tren medieval. La próxima vez te llevas la cámara de fotos :-)

    Un beso grande!

    ResponderEliminar
  19. Gracias Rebeca: A ver si renuevo la cámara; ahora me da pereza.
    Un besote

    ResponderEliminar