viernes, 9 de diciembre de 2011

LA LARGA CAMINATA

He concluido la lectura del libro "La Larga Caminata" de Slavomir Rawicz y me ha impresionado la capacidad de resistencia humana en medio de las mayores dificultades.

En marzo de 1942, un grupo de soldados indios que patrullaban en el Himalaya se sorprendieron al ver a cuatro hombres vestidos con pieles de animales caminando erráticamente y a tropiezos por un sendero de la montaña. Los soldados se asombraron aún más, cuando aquellos cuatro desconocidos que hace poco apenas se podían mantener en pie, extrañamente se echaron a reír y a bailar, se abrazaban y cantaban.
Todos tenían motivo para alegrarse: era el fin de una caminata de más de 7000 kilómetros huyendo desde un campo de trabajo soviético en Siberia. La escapada y la odisea habían durado 11 meses.

Esta es la historia de Slavomir Rawicz, protagonista y escritor del libro "La Larga Caminata".

Slavomir Rawicz fue un oficial de la Caballería polaca, nacido en 1915, que el 19 de noviembre de 1939 fue capturado por los rusos. Después de ser torturado brutalmente fue objeto de un juicio falaz y sentenciado a 25 años de trabajos forzados en un gulag de Siberia.

Viendo que el único final que le aguardaba en el campo de trabajos era la muerte, organizó su escapada junto a 6 compañeros más. Su huida la dirigieron hacia el sur, donde atravesaron la vía del transiberiano para luego pasar por Mongolia, el desierto del Gobi, el Tíbet y finalmente llegar, en marzo de 1942, a la India.

Una vez obtenida la libertad se alistó en el Ejército británico para luchar contra los nazis, después se unió a las fuerzas británicas y combatió en Irak y Palestina a partir de 1942. Su idea era hacer carrera militar, y por recomendación del general Wladyslaw Anders, fue integrado en el núcleo de la que debía ser en el futuro la “Fuerza Aérea Polaca Libre”.

Por desgracia, nunca volvió a reunirse con su primera mujer, que fue dada por desaparecida después de 1945.

En 1946 se casó con Marjorie Needham y tuvo con ella cinco hijos. Se especializó en materiales cerámicos para la construcción en la Trent University de Nottingham a principios de la década de 1970. Debido a un problema cardíaco hubo de jubilarse anticipadamente. Nunca pudo reecontrarse con sus camaradas de fuga y aventura; murió a la edad de 88 años el 5 de abril de 2004.

12 comentarios:

  1. Muy interesante, Candi. ¡Cuántas odiseas, no todas narradas! ¡Cuántas tragedias humanas! Gracias por darme a conocer esta historia.

    ResponderEliminar
  2. A través de la radio me llegaron noticias del libro y lo he leído en menos de una semana.
    Cuando lo leía me imaginaba las injusticias que se han hecho en nombre de la política, y el sufrimiento generado a millones de familias.
    Este es uno de los casos conocidos porque vivió para contarlo, pero salvo la vida lo perdió todo, hasta la dignidad de ser hombre.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Hola Candi gracias por tanta información en tu relato, ha sido muy interesante
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Miquel: Me alegro que te guste.
    Es una historia triste, pero llena de esperanza.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. La capacidad de sufrimiento es infinita cuando se trata de escapar de lo que asfixia y caminar hacia la luz que salve del abismo
    Muy interesante.
    Besos y feliz finde

    ResponderEliminar
  6. Esme: Estuvieron muchos días sin probar bocado. En su etapa del desierto se alimentaban de serpientes y después de lo que les daban en los pueblos por los que pasaban.
    Murieron dos compañeros de escorbuto y cansancio; otro despeñado en el Himalaya.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Je constate que votre situation actuelle vous permet de lire et c'est bien ainsi. Je vous souhaite un prompt rétablissement. Le temps doit vous paraitre long, vous qui aimez tant voyager. Je pense à vous. Bises.

    ResponderEliminar
  8. Léo: Sí que tengo tiempo para leer y leo mucho, pero viajar ahora lo tengo en reserva, espero mejores tiempos.
    Espero restablecerme pronto.
    Muchas gracias por su cariño.

    ResponderEliminar
  9. También podemos viajar con un libro en las manos, y tú lo sabes hacer muy bien de las dos formas. La historia que nos cuentas es desgarradora, y a la vez ejemplo de supervivencia y esperanza. Gracias Candi por compartirlo con nostros.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Gracias a tí Jesús por estar ahí.
    La lectura del libro es interesante y te desgarra por dentro, pero como se sabe que logró su propósito, pues todos contentos.
    Besos

    ResponderEliminar
  11. Interesantísima historia Candi. Gracias por la recomendación.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  12. Belkis: Te gustará, es una historia de superación y ayuda.
    Besos

    ResponderEliminar